Économ menudo ocurre que la economía de un país pasa por una situación de problemas con fuertes consecuencias para las poblaciones. Ante esta situación, será necesario actuar lo más rápidamente posible para superar esta situación caótica por el bien de todos. En este artículo, le hablaremos de los mecanismos de la recuperación económica.

¿Por qué reactivar una economía en crisis?

La economía es un todo que hay que dominar bien. Cuando hablamos de economía entran en juego varios factores como el presupuesto, las políticas gubernamentales, los agentes económicos, etc. Por lo tanto, es necesario dominar los sectores clave de la economía para no hundirse en la crisis económica, como suele ocurrir en los países en desarrollo.

En efecto, una mala gestión de las finanzas públicas puede conducir a la desarticulación del sistema económico, que se extenderá a otros sectores, ya que el Estado no podrá seguir subvencionando determinados sectores o financiando proyectos y programas de desarrollo. La situación puede empeorar cuando el Estado tiene dificultades para cumplir con su presupuesto de funcionamiento. En una situación así, las empresas y los hogares serán los más perjudicados, ya que una crisis económica suele suponer un aumento de los impuestos sobre los bienes y del coste de la vida. Por lo tanto, la recuperación económica se convierte en la solución para remediarlo.

Cómo reactivar una economía

La reactivación económica puede hacerse de varias maneras. Todo depende del contexto y los factores de la crisis, pero podemos destacar algunas prácticas importantes para reactivar una economía en crisis.El saneamiento de las finanzas públicas puede ser una solución para reactivar una economía, porque hay que saber que la mala gestión de los recursos públicos y la no transparencia del proceso presupuestario constituyen factores que desarticulan el tejido económico.

Por ello, es necesaria una buena política fiscal para corregir las deficiencias señaladas en este sentido. Por último, es probable que la teoría keynesiana sea una respuesta importante para la recuperación económica. Esta teoría consiste en realizar inversiones públicas para que las empresas trabajen con el fin de apoyar el poder adquisitivo y reducir drásticamente el desempleo.